Antes de comprar un limpiafondos eléctrico pueden surgir varias dudas:

¿Cómo se usa? ¿Qué mantenimiento necesita? ¿Cuáles son sus problemas más frecuentes?

Sigue leyendo y saldrás de dudas.

Así debes usar el limpiafondos

Cada modelo tiene sus peculiaridades de uso, sin embargo, hay una serie de reglas generales que debes cumplir para garantizar su correcto funcionamiento.

Limpiafondos Dolphin Acuarius R2 1

Mantén el agua en perfecto estado

¿Qué tiene que ver el estado del agua con el funcionamiento del limpiafondos?

¡Mucho! Es más, ¡muchísimo!

Aunque la piscina luzca en perfecto estado, es posible que los niveles de pH o de cloro estén descontrolados.

Si el agua no está dentro de los niveles óptimos, el robot puede tener problemas para funcionar. Mantén el agua así:

  • pH: entre 7,2 – 7,4.
  • Cloro: menos de 3 mg/l.
  • Sal: máximo 5.000 ppm.
  • Temperatura: entre 12º a 32º.
  • Para regular el Ph y cloro tienes botes y dosificadores:

Ponlo a funcionar fuera de las horas de baño

Agua y electricidad, mala combinación.

El limpiafondos automático es un aparato eléctrico completamente estanco que está preparado para trabajar en el agua. Obvio, ¿verdad? Aun así, no dejes que nadie se bañe mientras el aparato está funcionando.

Además, debes colocar la unidad de control lejos del borde de la piscina (a un mínimo de 3 metros) y protegida de la radiación solar.

Úsalo con regularidad

Uno de los errores más habituales es introducir el limpiafondos cuando la suciedad es visible.

Estos dispositivos ofrecen mejores resultados con un uso regular.

Los filtros funcionarán mejor y tu piscina estará en perfectas condiciones. Porque además de la suciedad visible (hojas, insectos…), estos limpiafondos autónomos eliminan partículas finas e invisibles, como el polvo, el polen y algunos tipos de microorganismos.

Lo ideal es introducirlo en la piscina a diario, o cada dos días, para favorecer su óptimo funcionamiento.

El sencillo mantenimiento de estos aparatos

La limpieza es el punto más importante. Debes retirar la suciedad de las piezas móviles, así como limpiar los filtros después de cada uso. Además, aunque estos aparatos son muy resistentes, conviene darles un buen manguerazo para retirar los productos químicos de la carcasa y del resto de componentes.

También debes conocer cuáles son las piezas de desgaste de tu limpiafondos y cambiarlas en el plazo marcado. ¿Cuáles son estas piezas?

Depende del modelo, pero van desde los filtros hasta los rodillos, correas y rodamientos.

Si tienes dudas, consúltanos sin compromiso. Trabajamos con las principales marcas del sector. Pondremos a tu disposición piezas de repuesto para que puedas realizar un correcto mantenimiento del limpiafondos.

Problemas y soluciones de los limpiafondos autónomos

Relacionado con el uso hay una serie de problemas, fácilmente solucionables, que debes conocer.

Enredos con el cable

Este problema suele ocurrir por un exceso de cable en la piscina. Despliega el justo y necesario para que el robot pueda trabajar correctamente, ni más ni menos.

Desplazamiento en círculos

¿El limpiafondos se ha vuelto loco?

Sácalo de la piscina y haz estas comprobaciones:

  1. Limpia la bolsa de filtro, es posible que esté obstruida.
  2. Revisa las partes móviles y elimina la suciedad, si la hubiera.
  3. Verifica las correas, rodamientos y cojinetes.
  4. Recoloca la fuente de alimentación y las tapas.
  5. Comprueba los valores del agua de la piscina.

No es capaz de limpiar toda la piscina

Muy habitual.

Este problema puede ocurrir por un fallo en la fuente de alimentación (mal colocada, por lo general) o por un exceso de algas en el vaso de la piscina.

Aunque lo más habitual es que suceda por alguno de estos motivos:

  • El sistema de filtración de la piscina está encendido.
  • La posición del flotador o del asa es incorrecta.

No puede subir por las paredes

Otro problema habitual y con fácil solución. Suele ocurrir por alguno de los siguientes motivos:

  • Temperatura del agua alta o baja. Debe estar entre 12 y 32ºC.
  • Nivel de pH inadecuado. Tiene que oscilar entre 7,2 y 7,4.
  • Cepillos desgastados. Comprueba que estén en buenas condiciones.
  • Algas en las paredes. Realiza una cloración de choque.
  • Tubo del impulsor sucio. Limpia el orificio si fuera necesario.
  • Demasiada suciedad en la piscina. Cambia el micraje del filtro.

Para obtener más información o si deseas que te asesore un especialista de primera mano, no dudes en contactarnos 🙂

© Copyright 2006 - 2021 Piscinas Athena - Todos los derechos reservados.

CONTACTANOS

Nos pondremos en contacto con usted lo antes posible

Enviando
1Call Now Button
WhatsApp chat

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?