Las piscinas desmontables vienen muy bien durante los meses de verano. Quienes no tienen la oportunidad de ir a una playa o una piscina o lago naturales, siempre pueden tener su propia piscina desmontable en casa. Este tipo de piscinas no son tan costosas, y suelen durar un buen tiempo. Además, lo mejor de todo es que pueden guardarse en los meses de invierno. Al ser desmontables, son muy fáciles de desarmar. 

Para armar una piscina de este tipo será necesario leer muy bien la guía de pasos. Por lo general, este tipo de piscinas disponen de muchos accesorios y partes, por lo que siempre será necesario considerar la guía de uso. Ahora bien, también es necesario tener en cuenta que para guardar estas piscinas también debe seguirse un proceso. Si no sabescómo guardar una piscina desmontable, entonces has llegado al lugar indicado. 

En las siguientes secciones te mostraremos todo lo que necesitas saber para que aprendas cómo desmontar una piscina desmontable de la manera más sencilla, y sin riesgo de dañar la lona. Comprobarás que es una tarea muy simple, aunque es cierto que requiere de algunos cuidados especiales. Continúa leyendo los siguientes párrafos y encontrarás toda la información que necesitas para guardar tu piscina tras el verano. 

Cómo limpiar piscina desmontable para guardar

Si ya te has divertido lo suficiente con tu piscina desmontable, y consideras que es tiempo de guardarla, es necesario que tengas en cuenta algo muy importante. Antes de guardar tu piscina, tendrás que limpiarla muy bien. A continuación, deberás desmontarla paso a paso, para entonces sí proceder a guardarla. Si no limpias la lona antes de desmontar la piscina, puede que con el paso del tiempo aparezcan algunos hongos y bacterias. 

Con todo ello, empecemos con el primer paso: limpiar la piscina. Lo primero que tendrás que hacer en este punto es asegurarte de vaciar por completo la piscina. Puedes utilizar el agua para regar las plantas, limpiar el coche o lo que prefieras. De esta manera estarás contribuyendo al ahorro de agua y al cuidado del medio ambiente. Tan solo tendrás que destapar el tapón y guardar el agua en algunos recipientes. 

Después de quitar el agua, tendrás que lavar muy bien la lona con agua y jabón. Puedes refregar de manera delicada, para evitar así generar daños y roturas. Además, es importante que no olvides limpiar muy bien las zonas de unión. Por lo general, es justamente en estas partes en donde suelen acumularse los hongos y gérmenes. Una vez que laves la lona en todas sus partes, ya podrás continuar con el siguiente paso. 

Antes de proceder a desmontar la piscina, es necesario que te tomes el tiempo suficiente para arreglar pinchazos y zonas de deterioro. De hecho, una vez que la lona esté limpia y seca, puedes revisar lentamente en cada una de sus secciones. Si encuentras alguna anomalía o desperfecto, ten en cuenta que en cualquier tienda especializada vas a encontrar parches y accesorios para reparar este tipo de piscinas. 

Cómo desmontar una piscina desmontable

Una vez que hayas limpiado muy bien tu piscina desmontable, y que hayas cubierto todos los pinchazos, será entonces el momento oportuno para desmontar todas las piezas. Lo primero que tendrás que hacer es desmontar la depuradora. Asegúrate de quitar el agua de los filtros y las conexiones. Después de esto, también tendrás que guardar todas las piezas en una bolsa seca y limpia. De esta forma el próximo verano tendrás todo en perfectas condiciones para volver a armar tu piscina. 

Ahora que ya sabes cómo limpiar una piscina desmontable para guardar y cómo desmontar una piscina desmontable de manera sencilla, el siguiente paso será encargarte de doblar muy bien la lona. De esta manera evitarás que se generen daños y fisuras. Es importante que la lona se encuentre bien seca. Además, los pliegues deben ser delicados y naturales, para evitar así daños innecesarios. 

Una vez tengas todos los accesorios y las piezas de tu piscina desmontable secas y bien guardadas en bolsas plásticas, podrás proceder entonces a guardar la piscina. En este punto, es necesario que tengas en cuenta que lo mejor será guardar las piezas en un sitio seco y alejado de la luz solar. De esta manera podrás asegurar que las condiciones ambientales no dañen la lona ni ninguna otra parte de la piscina. 

Cómo guardar una piscina desmontable

Si todavía te estás preguntandocómo guardar una piscina desmontable, debes saber que se trata de una tarea muy sencilla. Por lo general, este tipo de piscinas pueden ser muy bien reducidas, de manera que no ocupan demasiado espacio al guardarlas. Lo único que debes tener en cuenta, es mantenerlas en un lugar seco, completamente libre de humedad. Además, tampoco debes guardar la piscina en una zona muy caliente. 

Cualquier habitación de tu casa que no reciba luz solar directa puede ser un buen sitio para guardar una piscina desmontable. Incluso puedes guardar las piezas y accesorios en un cajón o mueble. Te aseguramos que el próximo año todo estará en perfectas condiciones. Estas piscinas suelen ser muy resistentes. Además, como lo has podido ver, la tarea de desmontaje es muy sencilla. 

Ahora que ya has aprendido a limpiar, desmontar y guardar tu piscina desmontable, no pierdas más tiempo. Si consideras que no vas a usar más tu piscina, puede que sea hora de que te dediques a retirar el agua, para así comenzar con la tarea de limpieza. Consigue jabón y agua pura, para proceder a limpiar de manera delicada la lona y cada zona de la piscina. No temas, esta tarea no te quitará demasiado tiempo. 

No olvides que antes de desmontar la piscina debes asegurarte de que tanto la lona como los demás accesorios y piezas se encuentren bien secos. Si tienes en cuenta este simple aspecto, no tendrás que preocuparte por la aparición de hongos y gérmenes de cualquier tipo.

© Copyright 2006 - 2022 Piscinas Athena - Todos los derechos reservados.

CONTACTANOS

Nos pondremos en contacto con usted lo antes posible

Enviando
WhatsApp chat
Call Now Button

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?