cobertor-solar

El cobertor para piscina es uno de los productos más recomendados para la climatización de las mismas sin gastos energéticos, sobre todo, durante la temporada de verano. Estos cobertores térmicos, mantas térmicas o cubiertas de verano —como también se les conoce—, pueden ser de varios tipos, en función del rendimiento que ofrecen y del precio. Ahora bien, independientemente del modelo, la duración de un tipo de cobertor u otro depende principalmente del uso y mantenimiento que se haga de él. Y es que en muchas ocasiones vemos los tipos y modelos de cubiertas de verano para piscinas, pero no sabemos exactamente ni cuál elegir ni cómo emplearla cuando ya la tenemos. En ocasiones acabamos por acortar su vida útil sin saber qué ha ocurrido, dándonos la sensación de que la inversión realizada ha sido un fracaso.

Desde Piscinas Athena queremos ayudarte a entenderlo y a que puedas ampliar su vida útil al máximo, por eso en este artículo te explicamos cómo hacer uso de mantas térmicas. Así mismo respondemos a los interrogantes de cómo se coloca la manta térmica en la piscina y cómo colocar cobertor solar de piscina después de usarlo. Si tienes uno de ellos, o estás pensando en adquirir un cobertor térmico, ¡presta atención a nuestros consejos!

Uso de manta térmica

Cuando empieza el buen tiempo queremos empezar a disfrutar de la piscina, pero la temperatura del agua en ocasiones no resulta del todo agradable para tomar los primeros baños del año. Optar por sistemas que ayuden a mejorar la temperatura es una de las opciones más recomendadas para poder disfrutar de ellos lo antes posible, ya sea mediante sistemas de climatización del agua, así como por aislantes térmicos que impiden por un lado que baje la temperatura de noche y, por otro, contribuyen a su aumento de día —como es el caso de los cobertores térmicos o mantas térmicas—. Estos objetos mejoran la temperatura del agua climatizando la piscina sin necesidad de afrontar costes energéticos. Debes tener en cuenta que una vez que los cobertores son dispuestos sobre la piscina es importante aprender cómo tratarlos con el cuidado necesario para que nos duren mucho tiempo. Te explicamos todo lo que debes tener en cuenta.

Cómo se coloca la manta térmica en la piscina

La instalación de un cobertor de verano en una piscina es un proceso relativamente sencillo. Para ello, debes colocar la cubierta de la piscina con el lado de las burbujas hacia abajo, sobre el agua, y el lado liso hacia arriba. Por supuesto, previamente a ello habremos instalado un enrollador fijado sobre un eje y una manivela para poder plegar y desplegar fácilmente la manta térmica en función del uso que vayamos a hacer de ella (generalmente, por las noches).

Cómo colocar cobertor solar piscina después de usarlo

En Piscinas Athena queremos informarte a ti (como usuario de una piscina) de algo muy importante. Y es que la mayor degradación que sufre un cobertor térmico no tiene lugar cuando este está extendido sobre el agua de la piscina, sino cuando está enrollado sobre el enrollador, especialmente durante el día. Parecerá contradictorio, pero lo cierto es que la propia naturaleza de la cubierta térmica atrae los rayos ultravioletas del sol, lo que puede provocar su desgaste acelerado —por supuesto, influye la temperatura exterior de la región—. Tienes que pensar que en pleno verano, sobre todo durante las horas de mayor radiación —de 10 a 16 horas—, la temperatura de la manta sobre el enrollador puede llegar a alcanzar los 100 grados centígrados y, como habrás deducido, esto no es nada bueno para la cubierta.

Si bien es cierto que no se derretirá como un helado, en pocas temporadas de baño tu manta se puede marchitar, ablandar y quedar inutilizable —depositando, así mismo, miles de pequeñas partículas de PVC en toda la piscina—. Es importante por tanto que cuando hagas uso de mantas térmicas tengas mucho cuidado con su mantenimiento. Te recomendamos que te fijes en los consejos que te mostramos más abajo.

¿Cómo mantener el cobertor de la piscina?

Los cobertores térmicos están fabricados con PVC. Ahora bien, todos los tipos de cubiertas térmicas, ya sean mantas clásicas (de burbuja normal) o las de Geobubble (doble burbuja) están expuestos a la acción de los elementos externos, como son los productos químicos, el agua, el sol… que contribuyen a su degradación. Es por ese motivo que en Piscinas Athena te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes consejos de mantenimiento.

Regula los niveles de cloro y pH

Un dato a considerar para la correcta preservación de las cubiertas térmicas es el cuidado de los niveles de cloro y pH de la piscina. Los químicos de mantenimiento del agua atacan la cubierta y la desgastan más rápidamente, es por eso que se debe mantener un correcto nivel de cloro y de pH, no solo por la salud de los bañistas sino por la durabilidad del cobertor de verano y del enrollador.

Retirar el agua del cobertor

Al recoger la manta térmica, una vez terminada la jornada de baño, arrastramos agua que queda acumulada en la misma cubierta mientras es enrollada. Esto ocasiona, por un lado, que la manta pese más, lo que provoca un debilitamiento del eje del enrollador con el paso del tiempo y, por otro lado, que los componentes químicos del agua debiliten la cubierta acortando su vida útil. El truco para ello es inclinar el enrollador (desde cualquiera de los 2 extremos) con un objeto estable (ladrillo, piedra, escalón…) para retirar el agua acumulada de la piscina al enrollar la cubierta. De esta forma evitarás la acumulación de residuos con productos químicos que pueden dañar la cubierta y el eje del enrollador.

Utiliza un cubre enrollador de PVC

Nuestro consejo es muy simple. Para evitar que tu cubierta se estropee y para que pueda durar más tiempo te recomendamos que adquieras un cubre enrollador de PVC con tu cobertor térmico. Esto evitará que los rayos UV incidan sobre la manta cuando está enrollada y, por tanto, que sea más vulnerable al elevarse la temperatura de manera considerable. Recuerda hacer uso de él en cada ocasión en la que vayas a enrollar el cobertor, para protegerlo. Además, lo cierto es que resulta muy fácil de colocar ya que dispone de unas uniones de Scrach (cintas de velcro) de quita y pon rápido.

Elegir un cobertor de piscina adecuado

Una vez respondido a cómo colocar un cobertor solar de piscina después de usarlo y al interrogante de cómo se coloca la manta térmica en la piscina, queremos aprovechar para hacerte una recomendación de qué tipo de cobertor puedes usar —si todavía no tienes ninguno—. Nuestro consejo es que elijas un cobertor de verano del tipo Geobubble, estos son más duraderos y eficaces, y la diferencia de inversión es muy pequeña. De poder ser, siempre es mejor adquirir la manta con un bordado perimetral denominado orillo, ya que en muchas ocasiones empieza a resquebrajarse por los laterales, cantos y esquinas. Si quieres obtener más información sobre los distintos tipos de cobertor y qué calidades tienen cada uno de ellos, así como precios, puedes ponerte en contacto con nuestros especialistas de Piscinas Athena. Te ayudaremos a seleccionar la manta que mejor se adapte a tus necesidades y siempre ofreciéndote la mejor solución.

© Copyright 2006 - 2022 Piscinas Athena - Todos los derechos reservados.

CONTACTANOS

Nos pondremos en contacto con usted lo antes posible

Enviando
WhatsApp chat
Call Now Button

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?